Que cambie el otro

Cuántas veces esperamos que nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros jefes e incluso nuestra realidad cambie creyendo que las transformaciones vienen desde afuera y con el correr del tiempo nos cansamos porque nada de lo que anhelamos se produjo.

Todos los aspectos que nos proponemos pueden ser modificables, pero que pasa si vienen como imposiciones desde afuera? Nadie va a cambiar porque otro desee que así fuera. 

Los cambios principalmente, se producen cuando la persona está convencida que los necesita. Y la realidad de cada uno de nosotros depende de los cambios propios. 

Somos creadores constantes de nuestra realidad por ende somos los únicos responsables en poder modificarla, aun en los momentos en que creemos depender de otros.

Si uno cambia, generamos indirectamente cambios a  nuestro alrededor. Porque los vínculos entre las personas siempre se construyen de ambas partes, formando redes, sistemas que cualquier modificación provoca modificaciones en otros.

Y los hechos que nos suceden, muchas veces aparentemente sin justificación, también son producto de nuestra creación.

¿Sos los que provoca el cambio? O ¿los que esperan a que otros cambien? Contanos

Lic. Florencia Torzillo Alvarez
MN 30624

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *