¿Qué voy a estudiar el año que viene? 

El último año del colegio secundario, es un momento de reflexión y decisión. Es un momento de despedidas, cierre de ciclo y adopción de nuevas responsabilidades. La pregunta que muchos adolescentes se hacen es: ¿Qué voy a estudiar el año que viene?

Cuando no saben que pueden o quieren estudiar les genera mucha angustia y ansiedad, ya que piensan que esta elección implica un proyecto para toda la vida.  A veces se suma las creencias y expectativas familiares acerca de la orientación que se debe seguir.

¿Qué implica elegir una carrera, una profesión?

Elegir una vocación no es solo elegir una carrera sino identificar hacia dónde quiero dirigirme, cómo quiero vivir en el futuro. 

En el proceso de elección vocacional, es importante poder obtener herramientas para conocerse a uno mismo y poder tomar una decisión que se adapte a los deseos, habilidades y gustos que cada uno tiene.

¿Qué es lo importante en este proceso?

  • Tomarse el tiempo que cada uno necesita para realizar la elección. 
  • Conocer los recursos y habilidades que cada uno posee.
  • Confrontar creencias que se tienen acerca de determinadas carreras, trabajos u orientaciones, que algunas veces pueden ser limitantes.
  • Obtener información sobre las distintas carreras, cursos, orientaciones y trabajos
  • Conocer y descubrir características de personalidad que muchas veces tenemos dormidas.
  • Aprender herramientas para poder afirmarse en aquello que se desea y poder defenderlo frente a las presiones y creencias familiares y sociales 

Lic. Cecilia Lotero
MN: 37.589

Que cambie el otro

Cuántas veces esperamos que nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros amigos, nuestros jefes e incluso nuestra realidad cambie creyendo que las transformaciones vienen desde afuera y con el correr del tiempo nos cansamos porque nada de lo que anhelamos se produjo.

Todos los aspectos que nos proponemos pueden ser modificables, pero que pasa si vienen como imposiciones desde afuera? Nadie va a cambiar porque otro desee que así fuera. 

Los cambios principalmente, se producen cuando la persona está convencida que los necesita. Y la realidad de cada uno de nosotros depende de los cambios propios. 

Somos creadores constantes de nuestra realidad por ende somos los únicos responsables en poder modificarla, aun en los momentos en que creemos depender de otros.

Si uno cambia, generamos indirectamente cambios a  nuestro alrededor. Porque los vínculos entre las personas siempre se construyen de ambas partes, formando redes, sistemas que cualquier modificación provoca modificaciones en otros.

Y los hechos que nos suceden, muchas veces aparentemente sin justificación, también son producto de nuestra creación.

¿Sos los que provoca el cambio? O ¿los que esperan a que otros cambien? Contanos

Lic. Florencia Torzillo Alvarez
MN 30624

Pandemia, estrés y sexualidad

Muchas parejas se han visto afectadas por la pandemia, sienten que no tienen ganas de comunicarse con sus parejas y menos aún hacer el amor. Posponen el placer, creen erróneamente que mañana si van a tener tiempo,  ganas de… y finalmente nada de eso ocurre, se sienten insatisfechos con sus parejas y con la propia vida, sienten desgano, aburrimiento, rutina, cansancio, irritabilidad, las palabras que aparecen son: estoy agotado! No doy más!Aparecen las quejas, dolores de cabeza, estómago, contracturas etc. 

¿Cómo podemos hacer para revertir esta situación?
 Cada vez más son las personas que padecen de estrés, nos llenamos de responsabilidades y no queda lugar para la distensión, disfrute y placer. No nos damos el tiempo para todo aquello que quisiéramos, como tener intimidad con nuestra pareja, hacer el amor, tener planes divertidos y poder gozar de la vida en toda su plenitud.

Es importante:

  •  Darnos lugar para la diversión, no solo organizando actividades diferentes sino usando la creatividad en el trabajo, pareja etc. 
  • Tener metas, sueños y proyectos. Darle sentido positivo a nuestros esfuerzos.
  • Buscar los aspectos positivos de las personas o cosas y comunicarlos.
  • Registrar con admiración las cosas bellas y simples de la vida. 
  • Valorar las metas cumplidas.
  • Tomar responsabilidad de nuestro propio cambio y no creer que los que tienen que cambiar son los otros: mi pareja, mi familia, mis hijos.
  • Tener una actitud positiva frente a situaciones cotidianas.
  • Valorar las virtudes y superar los defectos ayuda a actuar con mayor confianza en el trabajo, con la pareja y en las relaciones sexuales. 

Lic. Ofelia Salgueiro
MN 33700