El Aburrimiento 

En tiempos de Vértigo y aceleración, los avances de tecnología y  la alta estimulación  del consumo, no parecen ser lo realmente eficaz para tapar los vacíos existenciales de la personas. 

El aburrimiento es  la falta de propósito, cómo definiría Víctor Frank  en su libro¨ El Hombre búsqueda del Sentido ¨, la angustia y  la falta de motivación son las causas de la depresión y muchas veces movilizan a las  personas a buscar estímulos  externos  que implican un estado de stress constante de riesgo,  los  deportes alto riesgo y  adrenalina  o el abuso de sustancias.

Las personas tienen falta de propósito porque han sido domesticadas por un sistema tanto social como familiar, les han impuesto formas de vivir y pensar. 

Estas formas y mandatos  son generales y no están ligados al propio propósito existencial de las personas. 

Saber entender el aburrimiento como una señal es la punta del ovillo, comenzar a filosofar con uno mismo, algo por descubrir, algo que nos  lleva recorrer el mundo interior y salir del estado de domesticación  y conocer nuestra dimensión más salvaje o de estado natural.

Tomar un poco de aire  fresco y volver al mundo natural, la conexión con el universo y la esencia de la vida lleva a las personas  a comenzar a sentir cuál es su propósito. 

La  experiencia con la naturaleza contribuye a avivar de nuevo nuestra apreciación de la vida. Para adentrarnos en el silencio del mundo natural, para reconectar con los lazos que hemos perdido, para tener una renovación espiritual, para re-evaluar nuestras vidas, para encontrar nuestro propósito.

Lic. Ariel Ghirelli
MN 29848

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *