¿Sos de poner límites?

Los límites suelen indicar un punto que no debe o no puede sobrepasarse. En general los límites físicos suelen ser claros pero los límites emocionales son más confusos, cuestan más  y hay que aprender a establecerlos.

Muchas veces nos cuesta poner límites, decir No a ciertas cosas y en cambio complacemos haciendo lo que otros esperan o desean olvidando lo que en el fondo deseamos o nos hace bien.

¿Por qué nos sucede?

  • Muchas veces nos da miedo que las personas que nos rodean se enojen o nos dejen de querer.
  • A veces nuestra propia omnipotencia nos hace sentir y creer que podemos con  todo y ahí es cuando aceptamos y cedemos en cosas que a lo mejor no queremos pero las hacemos igual. 
  • Por costumbre, estamos habituados a actuar de una manera y nos cuesta cambiar, tener conductas nuevas.
  • La baja autoestima, nos sentimos sin derecho a defender nuestras necesidades y lo que nos hace bien.
  • Priorizar siempre al otro, tenemos en cuenta primero las necesidades de los otros ante poniéndolas a las nuestras.
  • La culpa a veces juega un papel importante, sentimos que está mal priorizar o pensar en nosotros, eso nos hace sentir egoístas. Entonces mantenemos la creencia que está bien pensar primero en los demás.

¿Cómo lograr poner límites?

Poner límites requiere de un buen autoconocimiento, de tener claro nuestras necesidades y deseos. Muchas veces no solo nos encontramos con la dificultad de poder expresarlo sino también en el desconocimiento de lo que verdaderamente queremos y sentimos que nos da lo mismo todo.

Priorizarse, ayuda a elevar nuestra autoestima. Poder expresar lo que sentimos y necesitamos en cada momento. Eso también ayudará a que no nos importe tanto la opinión de los demás o a que otros se enojen.

Lograr poner límites no solo nos permite sentirnos bien sino también genera relaciones sanas en donde ambos se sientan contemplados y tenidos en cuenta.

Muchas veces cambiar es difícil, sobre todo aquellas cosas que están muy arraigadas a nuestra personalidad pero con ayuda pueden ser más fácil y más livianas que si las emprendemos solas/os.

Lic. Florencia Torzillo Alvarez
MN 30624

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *