Uno no duela solamente a las personas que han muerto también uno duela  la vida, la infancia, niñez ,adolescencia, la juventud, ex  amigos, novias/os, trabajos,  hechos que ya  no están en nuestra realidad, duelamos  miradas idealizadas de los otros y de nosotros,  pensamientos arraigados, ideas o creencias  de nosotros mismos y el mundo. Hacer el duelo es el camino a la aceptación y es la llave a la libertad.

Todas las noches muero y por la mañana vuelvo a nacer… 

Quien se sostiene al sufrimiento esperando que él lo suelte está destinándose a la extinción de su Ser… 

Postular: Transitar el duelo para ser el Yo  real y  dejar  de mirar afuera para ponerme excusas que me victimice y sigan mordiéndome a mi mismo  provocándome el sufrimiento.

El sufrimiento es una operación mental de las negaciones de la emociones día placenteras que tenemos como el miedo, la rabia o la tristeza . En situaciones de duelo y cambio estas tienen que aparecer y tener su efecto en el proceso. En la sociedad de la rapidez y la fábrica de libros de autoayuda que buscan la felicidad total  cómo quien compra comida fast food.

El verdadero cambio duele y da miedo, genera emociones es un proceso natural de la especie pensar que nada debe pasar, es una negación… necesitamos volver a lentificar la vida nada  más importante  que sentir lo qué hay que vivir – ese será el verdadero camino a la felicidad. En una sociedad del running te pido que camines lento, no te pierdas de vivir por agotarse y consumirse. 

Las líneas filosóficas orientales en general puntualizan la transformación y el cambio del Ser humano en  el desapego.

“Revelaré el conocimiento y también el modo de alcanzarlo, una vez conseguido no queda nada más que valga poseer en la Vida.”  Bhagavad Gita

Lic. Ariel Ghirelli

MN 29848

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *