Soltar los miedos

El miedo es una emoción displacentera, cuyos efectos desagradables activan nuestro sistema de alerta, y ponen en marcha mecanismos de protección.
Muchas cosas interviene: nuestro rasgo de personalidad, la forma en la que aprendimos familiarmente sobre nuestras emociones, el modo en el que pensamos e interpretamos las vivencias, el aprendizaje social y cultural, hacen que el miedo deje de ser un “recurso adaptativo” para convertirse en un obstáculo en nuestra vida. De esta forma, se convierte en un limitante y bloquea nuestra propia libertad.
El miedo se articula con el pasado o con el futuro. Con el pasado, cuando permanecemos atados a experiencias que nos causaron temor y dejaron una profunda huella en la que seguimos instalados, es el miedo que nos ocurra nuevamente lo mismo. Con el futuro ocurre algo similar, a veces nos atemoriza porque imaginamos o suponemos que traerá consigo dificultades o situaciones dolorosas. Nos sentimos pequeños frente al mañana y eso nos asusta. Y en nuestra realidad cotidiana que hoy nos aterroriza, está el miedo de que nos pase lo que están viviendo otros también.
Es por esto, que siempre insistimos en trabajar: Vivir el Presente ya que es una de las formas de poder estar Aquí y Ahora viviendo y sintiendo la vida real. No lo que genera y queda en mi cabeza, las emociones, los pensamientos o las imágenes de lo vivido o lo que dicen que voy a vivir.
La atención plena, impide que nuestra mente se llene de esas fantasías que solo consiguen alimentar temores innecesariamente en cada momento.
¿Pero cuánto podremos evitar que no nos pase nada malo?, sintiendo miedo y evitando situaciones, no viviendo, no fluyendo, no enfrentando. Lo que sea va a ser, SERA, y nada de lo que no hagamos lo evitara.
Mi propuesta es que trabajes con vos mismo, sobre poder vivir el hoy, sin interferencias. Te animes a ser vos, libremente, para que mañana puedas mirar atrás y sientas que pudiste vivir sin ataduras…. Esto te dará fortaleza y Poder!
Recuerda: agarra tus miedos, soltalos, dejalos volar y vas a ver que bien se siente.
Lic. Mariela Goldszmidt
MN29900

¿Sos tímido? Esto es para vos

La timidez usualmente está relacionado con la baja autoestima. Con el miedo y la inseguridad a ser rechazado.

Muchas veces las personas que presentan timidez fueron criticados o exigidos en su infancia o han sido criados por padres que también han tenido esa dificultad por lo tanto han aprendido a mostrarse al mundo de forma retraída; hablan en voz baja, les cuesta hablar en público poniéndose colorados cuando tienen que hacerlo.

La timidez también trae muchas veces dificultades en las relaciones interpersonales. Les cuesta tanto mostrarse que se aíslan, no hablan con nadie, en general para no exponerse a la vida social se retraen y tratan de ausentarse de los programas con mucha gente.

¿Qué hacer ante estas dificultades?

Animarnos a mostrar nuestras vulnerabilidades, muchas veces no nos mostramos por miedo a ser criticados o a ridiculizados y nos metemos para adentro.

Valorar las cosas que hacemos  bien. Mayormente nos detenemos en nuestros errores y nos cuesta ver los logros.

Plantearnos pequeños objetivos, que a medida que los vayamos logrando mejoraran nuestra autoestima y nos darán motivación para seguir avanzando. Quizás plantearnos ir a reuniones con poca gente, hablar con algún desconocido, contar una cosa pequeña que nos pasa.

Exponernos a lo que tememos suele ser difícil pero si lo planteamos como un ejercicio veremos que con el tiempo nos animaremos cada vez a más. 

Lic. Florencia Torzillo Alvarez
MN 30624

Uno no duela solamente a las personas que han muerto también uno duela  la vida, la infancia, niñez ,adolescencia, la juventud, ex  amigos, novias/os, trabajos,  hechos que ya  no están en nuestra realidad, duelamos  miradas idealizadas de los otros y de nosotros,  pensamientos arraigados, ideas o creencias  de nosotros mismos y el mundo. Hacer el duelo es el camino a la aceptación y es la llave a la libertad.

Todas las noches muero y por la mañana vuelvo a nacer… 

Quien se sostiene al sufrimiento esperando que él lo suelte está destinándose a la extinción de su Ser… 

Postular: Transitar el duelo para ser el Yo  real y  dejar  de mirar afuera para ponerme excusas que me victimice y sigan mordiéndome a mi mismo  provocándome el sufrimiento.

El sufrimiento es una operación mental de las negaciones de la emociones día placenteras que tenemos como el miedo, la rabia o la tristeza . En situaciones de duelo y cambio estas tienen que aparecer y tener su efecto en el proceso. En la sociedad de la rapidez y la fábrica de libros de autoayuda que buscan la felicidad total  cómo quien compra comida fast food.

El verdadero cambio duele y da miedo, genera emociones es un proceso natural de la especie pensar que nada debe pasar, es una negación… necesitamos volver a lentificar la vida nada  más importante  que sentir lo qué hay que vivir – ese será el verdadero camino a la felicidad. En una sociedad del running te pido que camines lento, no te pierdas de vivir por agotarse y consumirse. 

Las líneas filosóficas orientales en general puntualizan la transformación y el cambio del Ser humano en  el desapego.

“Revelaré el conocimiento y también el modo de alcanzarlo, una vez conseguido no queda nada más que valga poseer en la Vida.”  Bhagavad Gita

Lic. Ariel Ghirelli

MN 29848

 

ACCIDENTES: ¿Casualidad o Causalidad?

Nosotros no buscamos los accidentes al igual que las enfermedades pero cuando nos suceden hablan de lo que nos está pasando a nivel emocional.

Todo lo que nos sucede en la vida, aun en las cosas que creemos estar ajenos, estamos implicados por el simple hecho de que nos pasan a nosotros y a no a otros.

Muchas personas adjudican este tipo de cosas a la mala o buena suerte sin embargo ya desde hace muchos años en el ámbito de la psicología se sabe que todo este tipo de cosas que nos suceden aparentemente accidentales tiene que ver con lo que nos está pasando en nuestras vidas.

Lo importante de los accidentes al igual que las enfermedades es su mensaje oculto, lo que representa para nuestras vidas, la información que tiene para nosotros y por ende el camino hacia la solución/sanación.

¿Probablemente muchos de ustedes han tenido algún accidente en sus vidas? Pónganse a pensar que sucedía en ese momento, relaten en su interior los hechos del accidente, como ocurrieron, que paso. Seguramente podrán encontrar un paralelismo con sus vidas en ese momento.

Muchas veces vienen a demostrarnos que la vida que llevamos no está bien, escuchemos nuestro relato a cerca de los hechos y seguramente podremos encontrar ese paralelismo con lo que nos sucede.

“No pude frenar a tiempo”, “pise el acelerador y no pude frenar”, “perdí el control”, “no lo vi”, tomando este último ejemplo podríamos decir: que cosas de nuestra vida no estamos viendo o nos cuesta ver. 

Estoy segura, que si comienzan a mirar sus vidas como responsables de los que les suceden podrán aprovechar muchas de las cosas que les pasan para sanar y mejorar sus vidas.

Lic. Florencia Torzillo  Alvarez

¿Estas conectado con tu Niño Interior?

El niño interior es una parte de la personalidad a través de la cual se expresan las emociones, la sexualidad, el placer, la diversión. La activación de la cual nos permite el disfrute de la vida en general.

En muchas personas esta parte de la personalidad debido al desarrollo de su vida se encuentra bloqueada.

Es importante repararla y tener conductas que nos lleven a activarla, al desbloqueo de la misma y por lo tanto a un grado mayor de inteligencia emocional.

Como activarlo?

Hacer cosas divertidas, que nos gusten.

Permitirnos emocionarnos con las diferentes cosas que nos suceden 

Decirle a las personas lo que sentimos por ellas y lo que sentimos en cada ocasión. Esto produce un cambio positivo en nosotros y en las personas que nos rodean.

Esto, beneficia el desarrollo de la inteligencia emocional y por lo tanto nuestros vínculos. Nos sentimos más conectados con las personas que queremos y mejoran nuestras relaciones interpersonales.

Lic. Elsa Alvarez

MN 944

Incertidumbre

Incertidumbre: Falta de seguridad o certeza sobre algo.

Este es un momento de la historia de la humanidad en el que el ser humano se siente realmente así, con pocas certezas sobre lo que pasa en el presente y sobre lo que va a pasar en el futuro. Los cambios que se nos presentaron desde el año pasado generan aún más dudas e inseguridad sobre el presente y el futuro. Los cambios en la forma de trabajo, en la dinámica familiar, en las rutinas, la modalidad diferente de estudio, además del distanciamiento entre las personas y la lejanía entre los seres que amamos sin poder acercarnos a ellos.

¿Qué cosas nos pueden hacer bien en estos momentos?

Tener certeza sobre los objetivos que queremos para la vida. En  caso de no tenerlos claros, tomarnos un tiempo para pensarlos,  hacerlos conscientes y escribirlos (trazar un camino hacia el futuro).

Planear una rutina diaria y cumplirla, ya que ayuda a neutralizar los pensamientos negativos.

Informarte sobre aquellos temas que te preocupan sin caer en la sobreinformación que solo hace que nos suba la ansiedad.

Centrarse en los problemas que ocurren ahora y no tratar de resolver lo que tememos que vaya a ocurrir en el futuro; desde el presente es desde donde podemos actuar.

Conectarnos con las fuerzas internas que tenemos que muchas veces no sabemos que existen y no las utilizamos.

Buscar seguridad en las cosas que han pasado otros en diferentes momentos de la historia y que lo han logrado. Apoyarnos en modelos que nos sirvan.

Lic. Elsa Alvarez 

MN 944